¿Por qué en algunos relojes el 4 aparece escrito IIII y no IV?

[vc_row el_id=”1559837232171-b0053bc6-5c7d”][vc_column el_id=”1559837232245-7acc2698-aa4e”][vc_column_text]

¿Recuerdas cuando te enseñaron los números romanos en el colegio? Seguro que te explicaron que el número cuatro se escribía de esta manera: IV.

El sistema de numeración romano, derivado del que empleaban los etruscos, se basaba en el método aditivo. I más I eran II, V más I eran VI, y II más II eran IIII. Al pasar el tiempo decidieron empezar a usar el método sustractivo, mediante este sistema el número anterior resta su cantidad al siguiente. De esta forma, en lugar de escribir 4 como la suma de 2 más 2 (IIII) se escribió como la resta de 5 menos 1 (IV).


¿Por qué entonces ha seguido utilizándose el IIII en representación del 4?
Hay múltiples teorías, históricas, estéticas, prácticas… La más extendida es que, según una recopilación de información del Instituto Británico de Relojería, tiene su origen en motivos estéticos. Los cuatro caracteres IIII crean una simetría visual con su opuesto en la esfera VIII, también de cuatro dígitos, que el IV no consigue.

Entre las muchísimas historias que relacionan a un monarca con el hecho de que el 4 en los relojes se escriba IIII, destacan dos. La más creíble es la que explica que, en el año 1370, el relojero Henry de Vick recibió el encargo de realizar un reloj que se colocaría en la torre del Palacio Real de Francia (conocido como La Conciergerie o el Palais de la Cité). El rey Carlos V de Francia recriminó al artesano el haber representado el 4 como IV. El relojero señaló que era así como se escribía, pero Carlos V respondió enojado: «El Rey nunca se equivoca» (por algo era apodado El sabio). Por tanto debió continuar el uso del IIII. El reloj fabricado por de Vick continua colocado allí.

La segunda monárquica explica que un relojero suizo confeccionó un reloj encargado por su soberano, cometiendo la equivocación de representar el número 4 como IIII y no IV. El rey mandó ejecutar al artesano y, como protesta ante tal hecho y homenaje, todos los colegas de profesión del relojero decidieron utilizar el IIII en vez de IV.

También hay quién sostiene que se mantuvo el número IIII por superstición. Se decía que el IV corresponde a las dos primeras letras de Júpiter [IVPITER en latín], el dios romano, y por tanto su uso para denominar a un número podría considerarse inapropiado y blasfemo.

Otras explicaciones apuntan a la simetría (el símbolo I es el único que aparece en las primeras cuatro horas, el V aparece las siguientes cuatro horas y el X últimas cuatro, proporcionando una simetría que se vería alterada si se usara el IV), comodidad (IV es más difícil de leer dada su posición en la esfera del reloj, ya que queda casi boca abajo), confusión (el número IV podría confundirse con el VI al estar ambos boca abajo) o simplemente por economía (los relojes se fabricaban de forma artesanal y los números se realizaban con moldes, pegándose después a la esfera. Una forma de economizar era haciendo los moldes con el conjunto de cada número, por lo que, para hacer un reloj, se necesitaba un molde con cuatro X, otro con cuatro V y cinco moldes con cuatro I).[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

¿Cómo saber si mi reloj es resistente al agua?

[vc_row el_id=”1556830284903-8988f961-a625″][vc_column el_id=”1556830284924-aebde1b5-bf1a”][vc_column_text]

¿Cómo saber si mi reloj es resistente al agua?

Desde el primer momento en el que se lea en que este dispositivo dispone de una etiqueta WaterResist o Waterproof, debe quedar totalmente claro que se trata de un equipo que ya ha sido probado en cuanto a su resistencia al agua.

Ahora bien, en torno a lo anterior, es importante resaltar que de acuerdo con las características del reloj hay ciertos niveles de subdivisiones y por lo tanto no todos los relojes se encuentran en la misma condición para aguantar una misma presión bajo el agua.

Ten en cuenta que estos relojes son probados por un lapso de 30 minutos a una distancia de 1 m. En otras palabras, cuanto más profundo se encuentre el reloj en el agua, mayores son las probabilidades que se pueda llegar a dañar, así que lo más conveniente es no tentar a la suerte.

A continuación se presenta un listado en donde se clarifican algunas de las representaciones o significados de este tipo de información que se encuentra en los equipos con esta clase de etiquetas:

  • WR 30 m / 3 atm: Está pensado para soportar salpicaduras accidentales, agua y sudor.
  • WR 50 m / 5 atm: en este caso es posible ducharse con el reloj, pero no se le puede someter a profundidad.
  • WR 100 m / 10 atm: puede ser usado para buceo a una profundidad pequeña y sin una bombona de oxígeno.
  • WR 200 m / 20 atm: Se puede usar para buceo profesional con bombona de oxígeno.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]

Curiosidades que quizás no sabías de los relojes

[vc_row el_id=”1554400706176-9e08e417-bfa6″][vc_column el_id=”1554400706198-dc9dd686-a0d7″][vc_column_text]

Curiosidades que quizás no sabías de los relojes

Es importante saber más sobre la historia de este accesorio tan necesario, como bonito para valorarlo aún más. Te contamos doce curiosidades sobre el reloj que seguro no sabías, para que cada vez que mires la hora puedas saber la historia que existe detrás.

  • La medición del tiempo existe desde que el hombre diferenció el día y la noche. Por lo que, durante mucho tiempo, el cielo fue lo más parecido a un reloj que existía.
  • El primer reloj que existió fue creado por los egipcios, quienes inventaron el reloj de sol y la Clepsidra o reloj de agua. El primer modelo medía el tiempo a través de las sombras de una aguja, pero cuando caía el sol era la Clepsidra quien medía el tiempo durante la noche al vaciarse el agua que caía. El reloj más antiguo que se conoce se encontró hace 356 años.

  • El siguiente reloj que se conoce fue el reloj de arena. Funcionaba de forma similar al reloj de agua, pero con la ventaja de que no se veía afectado por el frío.
  • Antes de que existieran los relojes personales, tanto de pulsera como de bolsillo, se crearon unos relojes muy grandes que se situaban en lo alto de las campanas de los pueblos y ciudades para que todos los habitantes pudieran verlo desde cualquier punto.
    Estos relojes estaban conectados a una campana grande para que les indicase con sonido cada cuarto de hora y cada hora en punto y así no tener que asomarse.
  • En la mayoría de las ciudades se siguen conservando y tanto en Londres, como en Madrid, se han convertido en una pieza histórica.
    Los relojes de pulsera iniciales solamente los llevaban las mujeres, hasta la 1ª Guerra Mundial. Ahí se hicieron populares entre los hombres del ejército y los pilotos.
  • El primer reloj de pulsera fue creado por petición de la Reina de Nápoles, Maria Carolina de Austria en 1812. Este diseño estaba montado sobre un brazalete de oro y piedras preciosas.
    Pero, la fabricación masiva se produce con la llegada de la 1º Guerra Mundial donde los oficiales, soldados y pilotos del ejército tenían que utilizarlo.
  • En el siglo XIII apreció el primer reloj considerado como una maquina industrial. Estaban hechos de acero, y su hora era inexacta en un rango de 15 a 30 minutos al día, por lo que diariamente tenían que ajustarla.
  • Fue en 1957 cuando apareció el primer reloj de pulsera eléctrico.
    El reloj más caro del mundo fue creado por el relojero suizo Patek Philippe para celebrar el sesquicentenario de su fundación. Le llevó 9 años construirlo y con 33 funciones diferentes, su precio está valorado en diez millones de euros.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]